Cárceles: por abusos, prohiben que menores entren a las celdas

En diciembre, un preso portador de SIDA fue acusado de agredir sexualmente a su propia hija cuando lo visitó en la Unidad Penal 1.An­te una de­nun­cia de abu­so se­xual en per­jui­cio de una ni­ña en el in­te­rior de la Uni­dad Pe­nal nú­me­ro 1 de la ciu­dad de Co­rrien­tes, don­de vi­si­ta­ba a su pa­dre con­de­na­do, quien se­ría au­tor de es­te ilí­ci­to, la Jus­ti­cia de­ter­mi­nó la pro­hi­bi­ción del in­gre­so de me­no­res de edad a los sec­to­res de cel­das de las cár­ce­les.
El con­vic­to in­vo­lu­cra­do en el ca­so aho­ra se en­cuen­tra re­clui­do pre­ven­ti­va­men­te en la Uni­dad Pe­ni­ten­cia­ria de San Luis del Pal­mar, co­mo me­di­da de res­guar­do del res­to de la po­bla­ción con la que com­par­tía su en­cie­rro, por­que los de­más re­clu­sos, en­te­ra­dos de la acu­sa­ción en su con­tra, ha­brí­an ame­na­za­do con ha­cer­le da­ño.
Se tra­ta de un hom­bre por­ta­dor del Sín­dro­me de In­mu­no­de­fi­cien­cia Ad­qui­ri­da (SI­DA) que cum­ple con­de­na a pri­sión per­pe­tua por un ho­mi­ci­dio, se­gún da­tos que re­ca­bó dia­rio épo­ca.
En di­ciem­bre de 2019, una mu­jer acu­dió a la Fis­ca­lía de Ins­truc­ción 5 a de­nun­ciar que su hi­ja de 12 años su­frió abu­so se­xual por par­te de su pa­dre bio­ló­gi­co.
La agre­sión ha­bría su­ce­di­do na­da me­nos que en el lu­gar de alo­ja­mien­to del pre­si­dia­rio, al cual la me­nor ac­ce­dió tras cum­plir­se con los re­qui­si­tos pa­ra vi­si­tas, in­clu­so con co­no­ci­mien­to de la Jus­ti­cia de Me­no­res.
La ma­dre de la ne­na adu­jo no sa­ber de lo su­ce­di­do en ese mo­men­to, a pe­sar de ser quien la acom­pa­ña­ba, si­no re­cién cuan­do su hi­ja co­men­zó a re­la­tar­le de­ta­lles es­ca­bro­sos de lo que el pa­dre ha­cía con ella.
“Su­pues­ta­men­te no fue­ron abu­sos con ac­ce­so car­nal, se­gún se des­pren­de­ría de la ver­sión de la me­nor”, in­di­có una fuen­te ex­tra­o­fi­cial.
A ra­íz de tal su­ce­so, y a so­li­ci­tud de la Fis­cal de Eje­cu­ción de Pe­nas, Me­di­das de Se­gu­ri­dad y Tu­te­la­res, Pa­tri­cia Ar­men­dí­a, fue la jue­za de Eje­cu­ción de Con­de­na, Ma­ría Te­re­sa Za­ca­rí­as, quien ins­tó a las au­to­ri­da­des car­ce­la­rias a adop­tar me­di­das pa­ra evi­tar el in­gre­so de me­no­res a las cel­das.
Los es­ta­ble­ci­mien­tos ac­tua­les ca­re­cen de si­tios adap­ta­dos con ins­ta­la­cio­nes apro­pia­das pa­ra las vi­si­tas au­to­ri­za­das.
“La de­ci­sión es pa­ra pre­ser­var la in­te­gri­dad psi­co­fí­si­ca de los me­no­res que con­cu­rren a vi­si­tar a fa­mi­lia­res pre­sos”, di­jo Ar­men­día en de­cla­ra­cio­nes a Ra­dio Dos.
La me­di­da in­clu­ye a sec­to­res des­ti­na­dos a alo­ja­mien­to y/o des­can­so noc­tur­no y ba­ños, más allá de la au­to­ri­za­ción que pue­dan dar sus pa­dres. Tam­bién es­tá “des­ti­na­da a cár­ce­les de con­de­na­dos de las Uni­da­des Pe­na­les 1, 3, 4 y 9”, acla­ró.
“La Ley ha­bla de que las vi­si­tas de­ben dar­se den­tro de lu­ga­res es­pe­cí­fi­cos des­ti­na­dos a tal fin. Hay me­no­res in­vo­lu­cra­dos pe­ro no po­de­mos dar da­tos con­cre­tos, en res­guar­do de su in­te­gri­dad”, agre­gó Ar­men­dí­a.

COMPARTIR
Updated: 11 de febrero de 2020 — 11:01 am