El Gobierno proyecta vacunar con una sola dosis a toda la población mayor de 18 años antes de que termine el año

En Casa Rosada consideran que a partir de junio llegarán entre 8 y 9 millones de dosis por mes. El desafío pasará por ajustar la logística para poder acelerar el ritmo de aplicación, que hoy está un poco por encima de las 4 millones mensuales. Uno por uno, los detalles de las negociaciones con los laboratorios.

El Gobierno empieza a dejar a atrás uno de los mayores problemas que tuvo durante el inicio del año en la lucha contra el COVID-19: la falta de vacunas. En la última semana llegaron a la Argentina 2.785.200 dosis, una cantidad impensada un mes atrás. Durante junio el operativo de vacunación tomará el mayor volumen desde que comenzó, en la navidad del 2020.

En la Casa Rosada consideran que a partir de este fin de semana inician una nueva etapa, en la que lograrán tener entre 8 y 9 millones de dosis por mes. Con esa cantidad de dosis, la dificultad que deberá enfrentar el oficialismo ya no será la disponibilidad de vacunas, sino la capacidad logística que tengan todas las provincias para poder aplicar esa cantidad de dosis en un mes.

Antes de que comience la pandemia, en Argentina se vacunaban alrededor de 3 millones de personas por mes. En abril de este año, se vacunaron 4.393.725 millones contra el coronavirus. Como primer paso, en el Ministerio de Salud que conduce Carla Vizzotti estiman que podrían escalar a un total de 6 millones de aplicaciones mensuales. Sería un ritmo aceptable.

Sin embargo, podrían dar un paso más reorganizando el sistema de vacunación, multiplicando los centros para vacunar y aumentando la cantidad de personas para llevar a cabo la organización y la inoculación. Para el Gobierno el mes de junio estará atravesado por el desafío logístico que implica forzar todo el sistema de vacunación para aplicar las dosis disponibles.

Un funcionario nacional que sigue de cerca el proceso le aseguró a Infobae que es posible “ampliar la cantidad de vacunatorios y los horarios para poder alcanzar un ritmo de aplicación de entre 7 y 8 millones de dosis mensuales”. En la coordinación final de ese plan de acción están involucrados los gobiernos provinciales. Es un rompecabezas.

En la primera semana de mayo en Argentina se llegaron a vacunar a 236.764 personas en un solo día. Seis millones de dosis dividido en 28 días da un total de 214.000 dosis por día. En base a esos números en el Ministerio de Salud consideran que, exigiendo el sistema en todo el país, van a poder llegar a poner cerca de 300.000 dosis diarias, lo que implica más de 8.000.000 por mes.

Las dificultades aparecen en la distribución de las dosis. Desde que desembarcan en Ezeiza hasta que son distribuidas a las provincias pasan 48 horas. Luego son al menos dos días más para que los gobiernos provinciales las repartan en las diferentes localidades. Ese tiempo genera un delay en la frecuencia de vacunación.

Lo que el Gobierno debe lograr a partir de ahora es aceitar el envío de dosis para que la distribución nunca se corte. De esa forma cada ciudad o pueblo del interior puede tener en forma permanente un stock para ir vacunando. Cuando se efectivice esa cadena, el tiempo se vacunación se va a reducir y la cantidad de dosis aplicadas van a crecer.

El gobierno nacional ya hizo cuentas para saber en cuánto tiempo podrían vacunar a toda la población mayor de 18 años, debido a que las vacunas no están aprobadas para menores de esa edad. Consideran que antes de fin de año, incluso antes de llegar a diciembre, cerca de 24 millones de personas tendrían puesta una sola dosis en el país.

Con la cantidad de dosis que llegarán a la Argentina mensualmente, el Gobierno espera vacunar con una sola dosis, antes del 21 de junio, día en que empieza el invierno, a las 14.492.299 que forman parte de los grupos de riesgos. De ahí en adelante quedarían por vacunar a los 10 millones de personas restantes.

El plan de acción es ir completando la segunda dosis de los grupos de riesgo durante los meses del invierno y avanzar, en paralelo, con las primeras inoculaciones en el resto de la población. Aún no está definido si después de la población objetivo, como denominaron a los grupos más expuestos ante el virus, se vacunará a todos los trabajadores esenciales. Es decir, a las categorías que estuvieron habilitadas a trabajar desde que comenzó la pandemia.

Según indicaron fuentes de la cartera de Salud a este medio, la intención es que esa decisión la tome el Consejo Federal de Salud, el órgano que aglutina a todos los ministros de Salud del país, y que la medida sea parte de un consenso sanitario que exceda cualquier discusión política.

Fuente: Infobae

COMPARTIR
Updated: 29 de mayo de 2021 — 11:00 am