Fm Centro 99.7

Santa Rosa Corrientes

Santa Rosa: Los inicios del vóley en la localidad

Continuando con la serie de entrevistas a los protagonistas del deporte santarroseño, esta semana tiene características particulares, ya que está referida a un deporte que aún no se ha dado a conocer en nuestra sección, y porque en este caso el relator de la historia, no es solo uno, sino dos. Hoy presentamos a un legendario equipo de Vóleibol del Colegio Secundario de Santa Rosa, integrado por un grupo de amigos y contada por dos de sus protagonistas,  Francisco Luis “Tito” Valenzuela y Manuel Leyes.

DECIMO PRIMERA ENTREVISTA

NOMBRE Y APELLIDO Francisco Luis Valenzuela Manuel Leyes
FECHA DE NACIMIENTO 4 de Octubre de 1977 (41 años) 13 de octubre de 1978(40 años)
APODO “Tito” “Leyes”
POSICION EN EL EQUIPO Armador Rematador-Punta
OCUPACION Vendedor de Seguros Trabajador Independiente

Noche fresca y agradable en nuestra querida Santa Rosa, me pasa buscar por mi domicilio mil fiel compañero de entrevistas, Cesar Joel Pare, para dirigirnos hacia el domicilio de Francisco “Tito” Valenzuela, uno de nuestros próximos entrevistados, quien nos recibe muy amablemente invitándonos a tomar asiento, esperamos la llegada de Leyes y damos inicio a nuestra charla

Martin Raimundi (MR) ¿Cómo fue que empezaron con el Vóley?

Tito Valenzuela (TV) Mira en el año 90’ cuando yo entraba a 1er año del Colegio arrancamos con el Vóley, que en esa época era lo que se practicaba, aparte del futbol que siempre estaba presente. El que nos enseñaba era el profesor García, y bueno, ya ahí formamos un grupo que nos gustaba, y en noviembre de ese año hicimos un triangular con Concepción y Tabay  y fue una motivación extra. El segundo año, formamos el equipo de menores, éramos unos 15 jugadores que siempre estábamos, y ahí se hizo cargo el profesor Soria, que lo que tenía de bueno, es que él nos decía cuál era nuestra realidad cuando saliéramos a competir, ya que nosotros recién arrancábamos y en otras localidades ya venían trabajando hace años, y bueno jugamos el Sub Zonal del intercolegial en Tabay y clasificamos, para jugar en Mburucuya, que nos fuimos en una F100 en esa época, el puente no estaba terminado, y había que cruzar en balsa, que se tiraba con una soga, te imaginas el esfuerzo que teníamos que hacer, llegamos allá fundidos y perdimos de entrada y quedamos afuera, pero ese campeonato nos sirvió de escuela, porque volvimos con ganas de entrenar y mejorar

Manuel Leyes (ML): Ahí vino un profesor de San Miguel “Quinqui” que nos dijo de entrada, yo los voy a entrenar pero me tienen que responder y tener conducta, y era un capo lo que sabía y como entrenábamos. Armamos un lindo grupo y hablamos entre nosotros del compromiso para entrenar y nos preparamos para ir a jugar a Santa Lucia. Me acuerdo que todos estaban motivados, porque si ganábamos ese torneo, la Escuela se llevaba una computadora, que para esa época era un lujo. Hasta merendábamos en el colegio y de ahí íbamos directo al club, para no perder tiempo yendo a nuestras casas primero, ya de ahí directo a entrenar nos íbamos, de lunes a viernes entrenábamos.

El zonal se hizo acá y le ganamos a Bella Vista que tenía un equipazo y de ahí pasamos al provincial que se jugaba en Santa Lucia. Fuimos y de entrada le ganamos a Corrientes capital, después le ganamos a Mocoreta que tenía muy buen equipo y perdemos con Ituzaingo, que no era tan fuerte, pero nos ganó y quedamos afuera.

TV: Me acuerdo que para ir a Bella Vista a jugar el provincial al año siguiente,  habíamos conseguido un colectivo que era de Don “Quito” Espinosa, el “30 de Agosto” se llamaba, y el chofer era “Cambá”, salimos de madrugada y hacia un frio impresionante, y a la altura del “Polo” para el colectivo, y sube uno que estaba parado ahí con shortcito de Boca y remera, era un compinche nuestro, Omar Vargas y nos dice a  donde se van? Y le decimos nos vamos a jugar el intercolegial y bueno vamos dice, y se fue con nosotros, el único hincha que llevamos. Y ahí se nos dio, le ganamos a la semi final a la Escuela Manso de Corrientes Capital y le ganamos la final a Bella Vista en su cancha.

MR: ¿Se acuerdan los integrantes del equipo?

TV y ML: Roberto Ayala “Chicle”, Cesar Gonzalez, que es profe de Educación Física hoy en día, Beto Gómez, que también es profe y está residiendo en el Chaco, Diego Gonzalez que es hijo de Licho Domínguez, ese muchacho es abogado y vive en Buenos Aires, Ito Domínguez, Javier Pucheta y en una época se sumó también al equipo Carlitos Vargas y bueno nosotros dos.

MR: ¿Qué significa el deporte en sus vidas?

TV: Para mí el deporte es formador, yo aprendí a respetar a mis rivales, aprendí el compañerismo, la responsabilidad, creé lazos de amistad que hoy en día siguen vigentes, te forma física y socialmente, el deporte es una escuela que te brinda muchos beneficios, muchos valores.

ML: Yo coincido con Tito y además yo agradezco que nos hayamos entusiasmado jugando al vóley, porque en esa época no había nada para hacer, y era mucha joda, salir y juntarse a tomar y esas cosas, a las cuales nosotros no nos metimos, porque estábamos focalizados en entrenar y mejorar, si bien éramos jóvenes y también nos gustaba salir con los amigos, pero gracias al deporte nosotros fuimos dándole mayor prioridad a la práctica del Vóley que a otra cosa, y como decía Tito nos fue formando.

LAS RODILLERAS Y EL RESPETO A LOS MAYORES

Como en varias de las entrevistas realizadas, entre tantas anécdotas relatadas, resalto alguna que me llama notablemente la atención y en este caso, no fue la excepción.

TV: En aquella época, la economía era muy difícil y las realidades de todos no eran las mismas, y para jugar se necesitaban rodilleras, porque los pisos no eran como los de ahora, y si te caías, o te arrastrabas, mínimo, te pelabas las rodillas. Y una profesora un día dijo, yo voy a donar la plata para comprar las rodilleras, y en ese entonces “Yoyi” un señor que ya falleció, que trabajaba en la Mueblería “Mucho Gusto”, viajaba a Paraguay a comprar cosas, y le dimos  a él para que nos traiga. Y sin desmerecer lo que se había conseguido, nos trajo unas rodilleras que eran muy feas (entre risas) porque a todos nos quedaban muy apretadas, y a la altura de la rótula tenía que ser acolchonada para amortiguar los golpes, y estas tenían una especie de suela dura, que no se si era mejor o peor ponerte las rodilleras y viste propio de la edad, venían de otros lugares a competir y tenían las mejores rodilleras y nosotros teníamos vergüenza, y nos desconcentrábamos con eso. Pero lo más anecdótico de esto, era que nosotros teníamos un compañero, hermano de Ariel Pucheta, Javier que era más chico que nosotros, que su mama era docente y le había comprado unas rodilleras de primera, marca “Prócer” me acuerdo, y el casi ni jugaba porque como te digo tenía un año menos y todavía le faltaba un poco de rodaje y cuando fuimos a jugar a Santa Lucia, el profesor García era travieso y le dice, “Pucheta, para que se compró esas rodilleras, préstele a sus compañeros que juegan” y Javier dentro de la bronca que le daba, nos prestó sus rodilleras y yo y uno más usábamos una de cada lado y cuando pedía minuto, Javier nos decía despacio, he devuélvanme, y nosotros le decíamos, pero si es un minuto, tenemos que seguir jugando. A lo que voy con esto, aparte de la picardía y de lo cómico que suena, es que antes si un profesor pedía, decía u ordenaba algo, era palabra mayor, nosotros le teníamos respeto y aunque a veces no nos gustaba lo que nos decían, éramos incapaces de no obedecer.

Nos despedimos doblemente agradecidos con Cesar, ya que además de brindarnos su testimonio y sus vivencias en este gran deporte que es el Vóley, nos invitaron a compartir unos riquísimos choripanes, y esta vez, no puedo decir hasta el próximo viernes como de costumbre, ya que esta fue la última entrevista del año 2018 y lo digo así, porque el año que viene Dios mediante, retomaremos esta iniciativa, ya que aún quedan muchísimas historias por dar a conocer.

El 21 de Septiembre Historias del Deporte Santarroseño dio inicio con la primera publicación y hoy 7 de diciembre concluye en su primera etapa compuesta por doce grandes historias, que serán trasladadas a una especie de revista impresa, como cierre del primer ciclo de esta sección, para homenajear a los protagonistas de estas inolvidables anécdotas.

La idea fue tratar de darles la posibilidad a aquellas personas que formaron parte de los inicios del deporte de nuestro querido pueblo, de contar sus vivencias, experiencias y aprendizajes a través de alguna disciplina deportiva, espero desde mi lugar,  haber estado a la altura de las circunstancias y que a los lectores, les haya sido útil, a algunos rememorar y a otros conocer los inicios de deporte de Santa Rosa.

Quiero agradecer al señor intendente Pedro José “Titito” Maidana, por darme la posibilidad de llevar a cabo esta idea y por su apoyo incondicional tanto para mí, como para mi gran compañero de trabajo y amigo José “Chechelo” Maidana, que desde este año me invito a sumarme a la Secretaria de Deportes y juntos trabajamos en pos de mejorar y apoyar a todas las disciplinas deportivas de nuestra ciudad.

Y este párrafo aparte, es para dos personas sin las cuales, no hubiese podido llevar a cabo esta sección, Mirna Reijers y Cesar Joel Pare, mis “Incondicionales” los encargados de darle la forma y el toque mágico a cada una de las entrevistas, estando dispuestos cualquier día de la semana y a cualquier hora para acompañarme y apoyarme en mi trabajo, infinitas gracias a estos dos genios!

Gracias a mi familia por el apoyo siempre y muchísimas gracias a todos los lectores, por sus mensajes y comentarios, a cada uno de los entrevistados, a mucha gente que fue aportándome datos e información para llegar a cada una de las historias, todos son parte fundamental para que esto haya sido una realidad, muchísimas gracias a todos y será hasta pronto con más Historias del Deporte Santarroseño.

Actualizado: 10 diciembre, 2018 — 9:43 am
Fm Centro 99.7 © 2018 Diseño y streaming por RadioAR